By / 10th julio, 2018 / Blog, Notícias / No Comments

Qué ver en Teruel 

La arquitectura mudéjar aragonesa ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y de las diez construcciones que componen este conjunto, nada menos que cuatro de ellas se encuentran en la ciudad de Teruel. A continuación os hablamos sobre los nueve lugares que ver en Teruel que no hay que perderse y que os recomendamos visitar:

Escalinata

Si dejamos el coche en el aparcamiento situado en la parte baja de la ciudad junto a la estación de ferrocarril, la gran Escalinata nos recibe para darnos acceso a Teruel de una forma de lo más señorial. Es de estilo neomudéjar y se construyó a principios del siglo XX, aunque es inevitable asociarla a algunas obras de Gaudí en Barcelona. En uno de los laterales está el Ascensor que también permite el acceso al Paseo del Óvalo.

Torre de El Salvador

Si subimos por la Calle Nueva y doblamos la esquina a la izquierda, nos encontramos con la Torre de El Salvador, que como si de un minarete almohader se tratase sobresale entre los techos aledaños, aunque en realidad forma parte de la Iglesia de El Salvador. Es curioso que de las torres de estilo mudéjar que hay en la ciudad ninguna fue un minarete como tal, sino que pertenecen a la época en la que ya reinaban los cristianos tras la reconquista pero se conservaban influencias musulmanas. Se puede visitar y subir al mirador de la torre.

Plaza del Torico

El corazón de la ciudad es la Plaza del Torico (también conocida como Plaza de Carlos Castel), y su nombre se debe a la famosa fuente sobre la que se erige un pequeño toro (de ahí lo de “torico”) sobre una columna, y que representa uno de los iconos de la ciudad. Destacar la Casa Torico por su característica fachada azul, que hoy en día alberga las oficinas de la Caja Rural de Teruel.

Aljibes Medievales

Bajando por unas escaleras cercanas a la Plaza del Torico nos adentramos en los Aljibes Medievales de Teruel, depósitos subterráneos de agua de la época romana. Están reformados y se puede ver una pequeña exposición y un audiovisual donde a través de pequeñas historias podemos aprender un poco más de la historia y orígenes de la ciudad. El precio es de 1,30 euros.

Mausoleo de Los Amantes de Teruel

La leyenda de los amantes de Teurel cuenta la historia de Juan e Isabel, dos jóvenes turolenses que murieron de amor (podéis leer la historia completa aquí) y que son una parte fundamental en la historia y tradición de la ciudad. De hecho, hoy en día se celebran todos los años en el mes de febrero las Bodas de Isabel, un acontecimiento en el que se recrea la trágica historia y las calles se transforman a la época medieval. En el Mausoleo, un edificio bastante moderno y que se inauguró en 2005, se puede ver las esculturas de los amantes y diferentes salas expositivas que cuentan la historia de los amantes.

Iglesia y Torre de San Pedro

Se trata del conjunto mudéjar más completo de la ciudad, y forma parte de la arquitectura mudéjar de Aragón declarada Patrimonio de la Humanidad. Se puede visitar con una entrada combinada junto al Mausoleo de los Amantes. La nave de la Iglesia de San Pedro es espectacular y rebosante de color, el retablo data del siglo XIV. La torre está adosada a la iglesia y se puede subir al campanario.

Catedral de Santa María de Teruel

Lo más sorprendente de la Catedral de Teruel es sin duda su techumbre mudéjar en madera que cubre toda la nave (32 metros de largo) y que está decorada con infinidad de motivos geométricos, florales y religiosos. No es de extrañar que algunos la llamen la Capilla Sixtina del arte mudéjar. La torre del campanario está situada a un lateral, y tiene un pórtico inferior por el que se accede a la Plaza.

Torre de San Martín

Salta a la vista su gran parecido con la Torre de El Salvador, aunque ésta torre tiene un refuerzo de sillería y está situada en una plaza. Se llega por la calle Los Amantes, desde la que se obtiene una estampa preciosa del contraste de su silueta y detalles de cerámica y vidrio con los balcones de la estrecha calle.

Acueducto de los Arcos

Fue construido en 1537 y está catalogado como una de las obras de ingeniería más destacadas del renacimiento español, este acueducto servía para el abastecimiento de agua de la ciudad pero también como viaducto para el tránsito peatonal.

vía legatraveler.com

CompárteloShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Leave a Comment